sábado 23 de junio del 2018

Diseño Web Pyndoo

Está en: Portada / Editorial / Indefensión de los ciudadanos de Arrecife

Indefensión de los ciudadanos de Arrecife

En los últimos meses se ha criticado mucho la situación que vive la capital de Lanzarote. Se ha hablado y mucho de cuestiones rozando lo sangrante como la suciedad, las ratas circulando a plena luz del día, la ausencia de semáforos y el consiguiente peligro para la circulación, la disputa en torno a la avenida, la ruptura en el grupo de gobierno y tantas otras máculas en la actual legislatura en Arrecife.

Pero lo acontecido en la noche de este jueves es casi surrealista. Sobre las once de la noche empieza a sonar música, casi todo salsa y reguetón, proveniente de un coche y con el volumen elevadísimo en la calle Roque Bentayga.

 
Pasa el tiempo y sobre las once y media de la noche empiezan a llegar llamadas a la Comisaría de la Policía Local de Arrecife quejándose por el volumen de la música.

Sobrepasada la medianoche llega el coche de la Policía Local, con cierta tardanza pero provenían de otro servicio.

Y justo en ese instante empiezan a llegar las sorpresas o, mejor dicho, empiezan a verse las vergüenzas y las costuras deshilachadas de Arrecife.

Los agentes comprueban que, como se había denunciado, del coche sale música a un volumen inapropiado pero, ante su sorpresa, no hay nadie dentro del coche en el que observan un pendrive conectado que marcha sin parar, canción tras canción.

Una vez consultada la matrícula comprueban que pertenece a un vecino de Tahíche y deciden marchar para intentar localizarlo.

A todo esto, no lo olviden, el reguetón campando a sus anchas en horas de madrugada entre días laborables.

Pasa el tiempo y la cuestión sigue sin solucionarse. Sobre las dos de la madrugada, tras tres horas de concierto desesperante e inesperado, la Policía Local confirma que nada pueden hacer pues no pueden localizar al dueño y no pueden trasladar el vehículo a una zona donde no moleste a la vecindad pues no disponen de grúa. Que placer enterarse a las dos de la mañana que la Policía Local de Arrecife no tiene grúa ni, lo que es peor, tiene potestad para actuar de otra forma pues se plantea si no se puede llamar a otra grúa y contestan que no tienen autorización. Ante la opción de romper el cristal y parar la música la respuesta es negativa pues argumentan que no pueden hacer eso, ni para preservar el descanso del vecino ante un fallo mecánico o una nueva muestra de falta de civismo como pudiera ser el caso.

Se le plantea llamar a alguien que pueda autorizar la llamada a otra grúa y no existe otra posibilidad. Podía haber llamado al concejal de Policía, el señor David Duarte, pues dicen que como concejal debería estar siempre a disposición de la ciudadanía y más en casos de urgencia como este. Pero no, ni yo le llamo pues considero que el protocolo de actuación ante casos como este debiera ser otro.

Cara de estupefacción ante la situación de indefensión de los vecinos de Arrecife en una situación como esta.

Y la tristeza que nos embarga al pensar que nuestra tranquilidad no está durante esa noche en manos de la Policía, con las manos atadas al carecer de grúa, sino en el anhelo de que al coche discoteca le quedara poca batería. Esperanzas frustradas pues la música llegó más allá del amanecer para vergüenza de Arrecife.

Citar este artículo en tu web o blog

Para crear un enlace apuntando a este artículo en tu web,
copia y pega el texto siguiente en tu página.




Previsualización:


Noticias de Lanzarote agradece su atención