lunes 21 de agosto del 2017

Diseño Web Pyndoo

Está en: Opinión / Artículos de Opinión / Un “pobre animal que llora todo el día” por María José Hernández

Un “pobre animal que llora todo el día” por María José Hernández

Otra mañana que amanece, recuerdo que de pequeña se escuchaba el canto enérgico y valiente de los gallos de los gallineros cercanos a mi casa, y lo recuerdo con gran nostalgia. Era un canto que duraba solo unos minutos y te ayudaba a levantarte y empezar el día con energía.

Como me gustaría que mis hijos tuvieran un bonito recuerdo de sus despertares, como los tuve yo, y no el que tienen.

Nada mas sonar el despertador de casa, antes que el café haya salido, ya mi casa se llena de la banda sonora que lleva ya varios meses  sonando. Ojalá fuera una bonita canción, o las risas de la gente, pero NO, la banda sonora de mi casa, la que acompaña nuestros despertares, la que despierta a mis hijos para ir al colegio, no es otra que los llantos y aullidos de un pobre animal. Un perrito que debe vivir en el patio de unos seres sin piedad ni humanidad.

Este pobre animal llora todo el día, aúlla, me parte el corazón a la vez que se clava en mi cabeza, hasta el punto de hacerme perder los nervios.

Se le escucha de día, por la tarde, por la noche.... este pobre animal pasa muchas horas sólo en un patio, teniendo en el interior de la vivienda al que debería ser su compañero de juegos y penas, otro perro que habita en la misma vivienda, pero el otro está en el interior.

Me paro a pensar y no entiendo la sociedad en la que vivimos.... hablamos de la protección de los animales, del bienestar de estos animales, pero y yo pregunto.... ¿Y el bienestar de mi familia? Han sido muchos los días que mi hijo no puede ni estudiar, no se puede descansar por la tarde y eso de ver una película entera.... OLVÍDALO!!!!

Tras varios avisos e incluso, tras interponer una denuncia por este tema en la Policía Local, nos encontramos en el mismo punto.

Se hacen campañas de “ NO COMPRES, ADOPTA”, se persigue a los cazadores, te obligan a tener a tu mascota identificada y vacunada, pero yo pregunto, ¿Qué tipo de seguimiento se hace a estos animales?,... seguramente estará perfectamente alimentado y vacunado, pero ¿Sólo en eso se basan las condiciones idóneas para un animal?, ¿dónde quedan las horas de soledad?, ¿los aullidos y llantos que se escuchan por todo un pueblo?... debe ser que estoy equivocada y todo vale con tal de vaciar una jaula de las perreras.

Paseo por mi pueblo y todo el mundo sabe y habla del pesar de este animal, pero nadie hace nada. Cuando vemos un problema lo hablamos en las esquinas pero que se muevan otros... después presumimos de conciencia ciudadana, solidaridad y sobre todo de ese nuevo movimiento como son los “animalistas”...

Hablo de mi propia experiencia, no hablo por nadie, ni por oídas... hablo de una realidad que ya hace casi un año padezco en mi casa, que poco a poco hace mella en mi familia y en mi misma, llegando a pensar, con alguna que otra base para pensarlo, que este dueño irresponsable, hace todo esto con el único fin de causarme la molestia a mí, sin tener en cuenta que molesta a medio pueblo. Y lo que es peor, el verdadero y único  perjudicado es un animal que no puede expresarse de otra manera, y que lo haga como lo haga nadie lo toma en cuenta.

Me han llegado a tocar en la puerta de mi casa a ver si es mi perra, ya que también yo tengo uno de estos animales de compañía, con la gran diferencia de que mi Kira ( que es como se llama mi labrador de más de 5 años), está en casa. Jamás ha ocasionado molestias a nadie, también le ha tocado estar en casa sola mientras trabajábamos, pero jamás nadie se ha quejado, ella está en casa, con su cama calentita, su agua, su comida y nos preocupamos que mientras no estemos tenga todas sus necesidades cubierta y después al llegar tiene la gran recompensa de sus largos paseos, o cortos, depende de las circunstancias...

Y ya ha llegado la noche y la banda sonora es la misma, no ha cesado más que en pequeños espacios de tiempo, en todo el día. Misteriosamente todas las noches y cuando faltan unos minutos para ser las 10, mi banda sonora acaba, ya han llegado a casa y el pobre animal calla. Pero es solo un descanso hasta la mañana siguiente.

Me pongo en su piel y me gustaría saber qué tan amargas y largas deben ser sus horas, que grande debe ser su pena para llorar de esa manera tan desconsolada.

Sí, la policía ha venido a escucharlo para dejar constancia, pero misteriosamente SIEMPRE, antes que lleguen los agentes, alguien llega y el pobre animal calla. En mi poder tengo grabaciones desde el interior de mi casa donde se escucha esta banda sonora.

 

El porqué de escribir estas palabras? Porque tanto pasotismo, inhumanidad, impotencia,.... tantas cosas se me pasan por la cabeza, que no entiendo nada.

Después de tantos meses sin encontrar solución a algo, que al parecer no me afecta solo a mí, me lleva a la desesperación de contarlo a los cuatro vientos soñando que no caiga en saco roto y que alguien conozca la manera de acabar con todo esto, por nuestro propio bien y el de este pobre animal.

 

 

María José Hernández (DNI: 78546180F)

Citar este artículo en tu web o blog

Para crear un enlace apuntando a este artículo en tu web,
copia y pega el texto siguiente en tu página.




Previsualización:


Noticias de Lanzarote agradece su atención