viernes 18 de agosto del 2017

Diseño Web Pyndoo

Está en: Opinión / Artículos de Opinión / Bellita (India) ya es feliz en su nueva casa

Bellita (India) ya es feliz en su nueva casa

La semana había sido larga, a pesar del festivo despistado del miércoles.  Los días en la Cadena Ser se hacen largos, muy largos pero como es un trabajo que nos vuelve locos a mi compañero Carlos y a mí ya se sabe, sarna con gusto….por amor al periodismo y a la radio.

La mañana había sido rara, ya con el cansancio acumulado de toda la semana. La nota graciosa la puso Sergio Niz, el encargado del musical navideño de Teguise, quien opinaba, al igual que mis hijos, que mi voz grave es idónea para hacer de malo en una película de Disney.

No me dio tiempo ni a imaginarme como el genio de Aladin o el león malo malísimo de El Rey León. Daba igual. Si quieren mi voz para ayudar a los niños a soñar un poquito más en Navidad la tendrán sin dudarlo.

Una vez se acabó el trabajo radiofónico, la llegada a casa. Comer, saludar a los que comparten la vida conmigo y poco después todo iba a cambiar. En las redes sociales me topé con un escrito de una amiga, Flavia Baridón, que hablaba de Bellita (ahora India) y lo que había pasado con esa pequeña. Me pedía que publicara su historia en www.noticiasdelanzarote.com pero no me pareció suficiente.

He de reconocer que se me aflojó el alma y me entraron ganas de llorar. Si, algunos se sorprenderán por mi tamaño o mi carácter pero es que estoy tan cansado de la malicia de los animales humanos que no dudé ni un instante. Tras calmarme lo hablé un momento con mi pareja y sobre la marcha empecé a realizar llamadas.

Mi objetivo era claro,  que la pobre perrita no pasara ni una noche más en SARA ni sola. No pudo ser, tuvimos que esperar una noche  más a tenerla con nosotros.  Reconozco que la noche fue larga.

El sábado empezó con ganas de ir a por ella. La banda sonora de la ducha matutina sabatina empezaba , curiosamente , con un Somebody to love de The Queen.  Y le siguió una de Jack Johnson con Animal Liberation. Más señales imposible. Se lo dije a mi chica y concluimos que sí, que el destino de India era estar con nosotros. A la hora de abrir SARA estábamos como un clavo en la puerta. Nos abre Andrés y nos lleva hasta ella. Ánimo chaval, lo que haces es duro pero tu corazón seguro lo agradece y ellos también.

Nada más tenerla delante lo supe. Estaría con nosotros el resto de su vida. Lejos de animales humanos desalmados. Estaba subida al muro. Nos miró. No ladraba. Era de las pocas que no ladraba en SARA. Acerqué mi cara a la suya. Me dolió enormemente en ese momento no haberla podido sacar la tarde anterior pero ya no dejé de acariciarla hasta que apareció Raquel. A partir de ese momento fue como salir de la oscuridad. Todo el mundo que se cruzaba con nosotros, voluntarios, trabajadores o personas en general, se alegraban de que India saliera hacia su hogar definitivo. Parecía que su historia había corrido como la pólvora. Con la salvedad de abrazar un final feliz.

El resto del día fue como caminar sobre terreno desconocido pero al mismo tiempo fue como avanzar por las baldosas amarillas de El mago de Oz. La subimos al coche y fue como si hubiera estado con nosotros desde que nació.

Nuestras voces, la música, todo cuidado para que estuviera a gusto. Y ella lo estaba, ahora sí. La miraba cada poco y observé paz en su mirada. A los pocos minutos estaba durmiendo en el asiento trasero. Llegar a casa era otro momento curioso. A ver como se llevaba con Shifu y con Bella, la gata que reina en la casa desde hace un lustro.

Con Shifu no costó mucho, parece que se van a llevar bien. Con Bella costó un poco más pero a las pocas horas ya se cruzaban sin mayor movimiento que una mirada. Al rato de salir de SARA se pegaba su primer baño en la playa. Un cambio radical de vida.

Tras comer nos fuimos a un curso de tiro con arco en Mácher. India vino con nosotros y volvió a demostrar que ni es agresiva, ni muerde ni absolutamente ninguna de las falacias que soltó la impresentable de la madre para sacársela de encima. Sinceramente, India ha salido ganando con el cambio. Sólo lo siento por la chiquitina. Aunque evidentemente podrá vernos cuando quiera.

La única preocupación tras volver de Mácher era que comiera, bebiera e hiciera sus necesidades. Pero volver con ella a casa fue como tocar un chip en su cabeza. Creo que India se convenció de que no la íbamos a abandonar, que no la iban a abandonar otra vez. Salimos a pasear durante el maravilloso atardecer de Famara y sí, todo había cambiado. Meó, hizo caquita (jamás me alegré tanto de que un perrito defecara, era como si mi bebé ya se sintiera a gusto con su vida), al llegar a casa empezó a comer y a beber. Por fin, normalidad en su vida, y, por ende, normalidad en la nuestra. Ya estamos todos.

Por la polvareda que ha levantado su caso escribo estas palabras. Quédense todos tranquilos/as. India está feliz y va a dormir el resto de su vida escuchando las olas de fondo.

Por un lado, destacar que lo que hizo esa madre (si se comporta así con una perrita me gustaría ver cómo se comporta con otros animales humanos) ya lo juzgará su hija algún día. Y su conciencia, si es que la tiene, que lo dudo.

Dar las gracias a Raquel, Andrés, Ana Belén Domínguez y el resto de trabajadores y voluntarios de SARA, así como a todos los que se han pronunciado en las redes sociales. Gracias a todos/as. Bella sigue reinando en casa pero ahora tiene una reina consorte que es India y un príncipe que es Shifu. Lo que importa es que India ya está en su casa y que es feliz. Al menos, es lo único que me importa a mí.

Citar este artículo en tu web o blog

Para crear un enlace apuntando a este artículo en tu web,
copia y pega el texto siguiente en tu página.




Previsualización:


Noticias de Lanzarote agradece su atención

Comentarios  

 
#1 Blanca Blancas 15-10-2016 20:29
Sabia que eras grande, pero no sabía cuanto. Felicidades a Bellita -India y a ustedes.
Citar