sábado 25 de marzo del 2017

Diseño Web Pyndoo

Está en: Opinión / Artículos de Opinión / Asunto La Lajita Oasis Parque 2004 por Isabel Salzmann

Asunto La Lajita Oasis Parque 2004 por Isabel Salzmann

Me llamo Isabel. Tengo 38 años. Fui trabajadora en La Lajita Oasis Parque hace 11 años. Sufrí un ataque de carácter muy grave de los mismos chimpancés cuando trabajaba  en el parque.

El riesgo de un ataque de los chimpancés a un turista, imaginen a un niño, siempre, por lo menos en su día, existía debido a la mala seguridad del entorno de este recinto….

En su día mi abogado me aconsejó que mejor no meterme con esa gente y no ir a la prensa.. y cogí miedo…

Personalmente estoy en contra de zoológicos y esto aquí  como ejemplo que se explica por si mismo. Trabajé allí con los animales, cubriendo un puesto de trabajo, les daba cariño y me ocupaba de ellos.

Fui atacada por los chimpancés mientras les tiraba unos manises desde fuera de la malla de seguridad (zona donde cualquier turista también podría ponerse). Consiguieron coger mi mano desde allí y lanzarme entre la malla y su jaula. Allí las dos hembras comenzaron a tirar de  mi mano y mi pie  hacia  dentro de su jaula y me mordieron sin parar. Tenía la sensación de que me estaban comiendo viva y, gracias a  la adrenalina, no sentí dolor, sólo pánico y el instinto de liberarme. Intenté lanzarles algo a sus ojos pero sólo había tierra.. gritaba lo más fuerte que podía.. pero ellos también. Pasaron como 5 minutos y eso es mucho tiempo en esa situación.. hasta que un turista avisó a un empleado del parque. También en mi caso  llegaron con helados para distraer a los chimpancés.. el macho, King, no me había hecho nada,  sólo las dos hembras Filipa y Chetah.

Yo estaba en un estado de shock. Media mano colgando por un hilo y mi pie herido. Me tuvieron que sacar de allí cortando la malla…y fui trasladada al hospital donde horas después tuve la primera de muchas intervenciones.

Mirando el lado positivo, ahora, 11 años después, pienso que por lo menos estaba consciente en el momento del ataque y no sentí dolor, nuestro cuerpo es inteligente y, nosotros y los animales, cuando somos atacados para luego ser comidos no nos enteramos tanto de los dolores…

Bueno. Vuelvo al tema… Pensaba, al firmar mi contrato de trabajo, que yo tenía un seguro de alto riesgo, algo que, imagino, no me habían hecho para ahorrar dinero o tal vez porque pensaban que no era necesario. Y eso que a diario, 6 días a la semana, unas 10,11 horas al día, estaba entrenando  y trabajando con  aves rapaces, algunas aún salvajes, loros y reptiles. Y también tuve que hacer shows de cocodrilos, de rapaces y loros en tres idiomas varias veces al día. Les cuento que mi caso  de sufrir un accidente con los animales del parque no fue un caso aislado. Eso pasa.. solo que en mi caso fui afortunada, ya que era una empleada con sus papeles en orden y la residencia concedida….. porque en esa época vivía en canarias.

 

Hubo juicio en su día contra los propietarios, Cerila y Tito, juicio que yo  pensaba  claramente ganado, ya que había muchos gastos en esos días para poder ponerme bien, como financiarme la cirugía necesaria para no sufrir una amputación, algo que no quedaba cubierto en mi caso por la seguridad social..Me dejaron  sin dinero ya que de repente mi abogado, que no nombro aquí, se quedó mudo al día del juicio…y el juez rápidamente terminó ese asunto…lo que pasó allí  es algo increíble y cada uno de ustedes puede hacerse una idea.

Los propietarios llegaron con planes del recinto, diciendo que yo me había metido entre la malla de seguridad y la jaula y que eso se podía comprobar..

Perdonen ustedes pero cualquier persona con la cabeza en su sitio.. y sin ganas de suicidarse, allí no entra.

El día después del accidente, yo ya ingresada en el hospital, otro trabajador me comentó que habían modificado en aquella zona una puertita de 1 metro de altura  y las mallas, las pintaron y luego echaron tierra encima para que parecieran avejentadas. Esto es lo que me comentaron, y no es acusación mía sino un comentario  de un trabajador, pero por lo menos así no era posible poder ser atacado.

Lamentablemente mis dos testigos no aparecieron el  segundo día del juicio, pidiéndome disculpas a posteriori y justificando su ausencia por miedo a perder su trabajo en Oasis Parque.…

Todas las operaciones necesarias para evitar la amputación  y los gastos de los juicios los tuvimos que pagar mi familia y yo, siendo estos gastos superiores a los 10.000 euros. Hasta el día de hoy sufro problemas en mi mano derecha ya que ha quedado muy dañada pero gracias a Dios el injerto de mi pie lo pagó la Seguridad social.

No les cuento los dolores que sufrí en este verano, el más caliente de los últimos años por la zona, inmovilizada, ni de mis problemas económicos resultantes.

Les cuento solo los daños psicológicos que sufrí  y la injusticia con mi caso. No solo la fe  sino también  la influencia mueve montañas...

Les podría comentar muchas cosas más pero creo que es mejor dejarlo aquí…

Publicar mi parte de la triste historia de esos chimpancés que, lo que me habían comentado otros trabajadores en su día, pertenecieron a una casa privada, durmiendo en camas y fumando cigarros (¡).. abriendo la nevera para buscar yogures etc..  bastante humanizados …hasta que murió la dueña y los hijos los entregaron al zoo..desconozco si esta historia es cierta, pero también cierto es que se fueron a un parque, donde solo encontraron una jaula, sin nada más. ….

La rehabilitación, como  dicen en los periódicos, para mí, significa algo más que  encerrarlos en una jaula.

 

Su única diversión era conseguir botellas de agua de los turistas, y escupir a la gente cuando pasaba.  Yo pienso que malos no eran..simplemente se volvieron locos allí encerrados… comprensible y la triste verdad sobre animales en cautividad. Era innecesario lo que ha ocurrido allí.

Nota:

Meses después del ataque volví a verlos, quería saber cómo me sentiría después del trauma y cómo reaccionarían ellos. Estos primates, tan parecidos a los humanos. Una hembra se escondió y la otra se tapó los ojos cuando le enseñé mis heridas.

Quiero aprovechar el momento para expresar mi simpatía a Damián Rodríguez Martin que cuenta con mi apoyo emocional en su situación difícil, decirle que no está solo.

 

Isabel Salzmann

Citar este artículo en tu web o blog

Para crear un enlace apuntando a este artículo en tu web,
copia y pega el texto siguiente en tu página.




Previsualización:


Noticias de Lanzarote agradece su atención

Comentarios  

 
#2 Damian 22-10-2015 21:15
Has trabajado en fuerteventura por favor
Citar
 
 
#1 Sylvia 30-06-2015 19:13
Soy la madre y nunca me olvido el momento cuando me llamaron la gente del.hospital en fuerteventura: usted es la madre de isabel?....en este momento una madre sabe que algo serio ha pasado...
compartando los dolores de mi hija estoy sufriendo ahora de nuevo con la muerte de los dos animales inocentes! !!!
me han dejado sola con todo el dolor y gastos para mi hija.
Sylvia
Citar